EL MIEDO A LA EXPOSICIÓN Y Al RIDÍCULO

Escribir una canción es como confesarte. Aunque te inspire la vida de otras personas para escribir un tema, siempre he creído que todas nuestras ideas se relacionan con nuestro modo de pensar, de ver el mundo, es decir, en todas nuestras canciones hay algo de nosotros, a veces intentemos ocultarlo en las mismas ideas. Tanto como si partes de una experiencia personal o una historia externa para escribir tus primeras canciones, va a existir ese primer enemigo a vencer, te lo presento porque ahora somos buenos amigos:  El miedo a la exposición y al ridículo.

Cuando empecé a escribir mis primeras canciones, nunca las mostraba por el miedo a la opinión de los demás. Era una adolescente, el único público que podría darme esa atención de escuchar mis canciones era mi familia, sin embargo, hasta con mi familia me sentía muy vulnerable. Mostrarnos tal cual somos o hablar libremente de algo que nos pasa o sentimos, siempre nos hace correr el riesgo de ser señalados, de que se burlen por las palabras que utilizamos o que sólo nos den el avionazo y nos tachen de lunáticos e incomprendidos.

Perder el miedo a la exposición y al ridículo es lo primero que tienes que vencer si quieres que tu nivel de creatividad madure y te lleve al éxito. Son riesgos que hay que correr  y créeme que valen la pena.

Es muy curioso como los nuevos compositores se esmeran por ser originales para impactar y ser grabados, pero muchas veces viven bloqueando su esencia, lo que realmente son, aquello de lo que están hechos y los expone, por ejemplo: sus miedos, deseos, frustraciones, ilusiones, debilidades. No juzgo el hecho de dejarnos arrastrar por la moda y escribir para encajar. Se puede ser sastre de canciones a la medida de otros, pero no debemos olvidar nunca que lo que nos hace únicos es: nuestra propia esencia.

Te contaré algo muy personal, para que entiendas más a fondo lo que quiero tratar de decirte en este nuestro primer blog.

Cuando empecé a promocionar mis temas ya de manera profesional, fue a la edad de 18 años. En ese tiempo (que no ha  llovido todavía) hacer cita con el encargado de repertorio dentro de una disquera era una odisea. No es como ahora que los mismos artistas hacen la búsqueda de sus temas y hasta con convocatoria en redes. Antes todo lo controlaba una casa disquera. Si tenías buenos contactos era probable que te atendieran personalmente, si carecías de eso, lo máximo que podías hacer era perseguir a los encargados al salir de la oficina o  dejar tu disco en recepción y si la suerte seguía de tu lado ese disco terminaría en otra oficina, amontonado entre otros 500.

Cuando yo dejabá esos discos haciendo mis rondas de promoción, en mis datos como compositora usaba un seudónimo : Erick Vidrio. Me hacia pasar por hombre, porque la mayoría de mis temas hablaban de mujeres. Conocía muy pocas compositoras mujeres y yo imaginaba que no se les tomaba en serio.  ¿Increíble no?. El miedo de exponerme como una mujer compositora que le escribe a otras mujeres me paralizaba.  Nunca lo aceptarían, que iban a decir de mi. En resumen: cuando descubrí que eso me hacia única, que más que una debilidad era mi fortaleza, el miedo a la exposición y al ridículo empezó a irse, con más libertad en mis puños y con menos miedo, empezaron las grabaciones. Me empecé a alinear con mi esencia. Hable de mi vida y mis emociones sin miedo, con honestidad. Tuve mucha paciencia, renuncie muchas veces, pero seguí escribiendo.

Cualquiera que sea tu verdad, tienes que atreverte a contarla, aunque ello implique desnudarte ante los demás. Vas a mejorar en el camino, tendrás más experiencias y tus canciones maduraran, se pulirán, pero con el miedo a cuestas ya de inicio y sin hablar de lo que hay en tu corazón, es muy probable que te vuelvas una maquina y esas siempre son suplidas por otras.

Espero te halla servido mi primer blog. Me encantaría tu punto de vista o comentario para retroalimentarnos. Si tienes alguna pregunta, con gusto la tomaré como tema para nuestro siguiente blog.  No se te olvide suscribirte para recibir notificación de nuestro contenido gratuito.

Autor: Erikavidrio

Cazadora de melodías y palabras.

6 comentarios en “EL MIEDO A LA EXPOSICIÓN Y Al RIDÍCULO”

  1. Carnalita, la pura verdad el miedo es el primer enemigo, trabaja siempre de manera preventiva, hay que hacerlo nuestro aliado, porque una vez que vences el miedo empiezas a disfrutar de la felicidad; hay que verlo como una alarma que te obliga al crecimiento diario, no como un obstáculo, #lavidadependedelvidrioconquesemire
    Y yo la veo con Ericka Vidrio.

    Me gusta

    1. Mi más grande miedo al mostrar mis canciones es lo primitivas que pueden sonar para algunos, siempre que muestro mis canciones a mis amigos, a algún familiar o alguien más pegado a la música siempre trato de que sea una persona seria qué hablé con sinceridad pero aún así siento que son con descendientes y blandos se les nota al hablar o al mirarme o al opinar. soy alguien con pocos recursos un cuento con un Home studio, ni la mejor guitarra y mucho menos con la mejor voz pero eso sí mis letras están hechas con el corazón, y tengo toda la intención de mejorar evolucionar y aprender aún así sé que tengo que empezar mostrando mis canciones a los lobos de la música.

      Me gusta

  2. Ya te expresé mi admiración y he contado algo sobre lo que escribo, no solo el no tocar ningún instrumento me limitó para lograr ese sueño cuando joven. Tome clases de guitarra y la abandoné por que nomas no pude, acariciarla como merecía, pero seguí escribiendo y más cuando estoy dolida, enojada, se me da mucho componer tipo Paquita La del Barrio 😂 pero vuelvo a lo que se refiere tu blog. El miedo a exponerme, siento vergüenza la gente me conozca por medio de mi letras. Lo mismo pasa con mis historias. Creo sabes mi hijo es escritor, y le contaba de mis dudas e inseguridades para dejar de bloquearme y poder fluir. Pero por más que me aconseja terminó escondiendo todo. Ya lo mío no es miedo, es pánico y se que debo buscar otros medios si quiero seguir con el sueño o de plano ya mejor me calmo.

    Te mando un fuerte abrazo y mis bendiciones,

    Silvia
    Aka: Grecia

    Me gusta

  3. El miedo no se vence, se usa.
    A veces nos toca aguantar criticas, comparaciones y burlas pero si las usamos como motivación usaremos el mal para nuestro bien. Nunca dejes que las personas que no tienen alma bohemia te destruyan con su crítica sin argumentos, recuerden que somos la materia prima de todo éxito.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s